Valor del Mes: Asociarse
Lema del Mes: “Reúnanse todas las gentes y los pueblos” (Is 43,9)

Diáconos

El ministerio del diaconado viene sintetizado por el Concilio Vaticano II con la tríada: ministerio (diaconía) de la liturgia, de la palabra y de la caridad. El diácono es maestro, en cuanto proclama e ilustra la Palabra de Dios; es santificador, en cuanto administra el sacramento del Bautismo, del matrimonio y los sacramentales, participa en la celebración de la Santa Misa donde conserva y distribuye la Eucaristía; es guía, en cuanto animador de la comunidad o de diversos sectores de la vida eclesial. De este modo, el diácono asiste y sirve a los obispos y a los presbíteros, quienes presiden los actos litúrgicos, vigilan la doctrina y guían al Pueblo de Dios. El ministerio de los diáconos, en el servicio a la comunidad de los fieles, debe colaborar en la construcción de la unidad de los cristianos sin prejuicios y sin iniciativas inoportunas, cultivando aquellas cualidades humanas que hacen a una persona aceptable a los demás y creíble, vigilante sobre su propio lenguaje y sobre sus propias capacidades de diálogo, para adquirir una actitud auténticamente ecuménica.

En nuestra parroquia tenemos dos diáconos, que son:
     Ramón Pérez
     Luciano Suero

No hay comentarios. :

Publicar un comentario