Valor del Mes: Asociarse
Lema del Mes: “Reúnanse todas las gentes y los pueblos” (Is 43,9)

El Sacramento del Matrimonio

El matrimonio, para los cristianos, tiene un puesto de particular importancia y relieve: es, por un lado, un realidad terrena, que coincide con la obra de la creación y el inicio de la historia humana y, por otro lado, esta realidad ha sido elevada a misterio de salvación sacramental e cuanto que participa en el mismo misterio de las bodas escatológicas de Cristo con su Iglesia.

Y si todo sacramento implica un signo sensible al cual es unida la gracia, en el matrimonio cristiano este signo sensible es la misma realidad humana fundamental del encuentro y relación entre dos personas bautizadas, un hombre y una mujer. Esta realidad es asumida y transfigurada por el amor de Dios revelado en Jesucristo. La realidad terrena y humana del matrimonio, como por otra parte, las restantes realidades, recibe su sentido pleno y definitivo de la revelación de Dios en Jesucristo.

Para recibir este sacramento debemos tener en cuenta algunos puntos:
- El consenso recíproco: los cónyuges deben expresar libremente realizar este sacramento.
- La gracia sacramental. El sacramento del matrimonio cristiano es un evento de gracia y dona una gracia sacramental propia a los esposos. Tal gracia transfigura el amor humano de los esposos y lo hace signo, imagen viva y real, del misterio de Cristo y de la Iglesia.
- Unidad e indisolubilidad. La gracia propia que fluye de la participación de los esposos cristianos en el misterio de alianza de Cristo con su Iglesia, les une el uno al otro de manera irrevocable y les llama e invita a realizar una alianza irrevocable. 
- Fidelidad. Del amarse en el Señor se deriva también la obligación a una fidelidad recíproca. Los dos serán una sola carne y para siempre. El "sí" que los esposos cristianos se han dicho mutuamente entra a formar parte del "sí" que Cristo ha dicho, de una vez para siempre, a su Iglesia
- Fines del matrimonio. Respondiendo a su íntima naturaleza, el matrimonio cristiano está finalizado a la complementariedad y al crecimiento mutuo de los esposos, del hombre y de la mujer y a la generación responsable y educación humana y cristiana de los hijos, en los cuales se expresa y se realiza la misma complementariedad y crecimiento conyugal.

Para realizar el sacramento del matrimonio en nuestra parroquia, debes de acercarte a la oficina parroquial, con los siguientes documentos:

A.  DOCUMENTOS PERSONALES:
Acta de Nacimiento
Cédula de identidad (Pasaporte en caso de extranjero/a)
Copia de la Partida de Bautismo
Copia de la Partida de Confirmación
Interrogatorio del sacerdote a cada contrayente (por separado)

B.  DOCUMENTOS COMUNES:
Comprobante de Participación en un Cursillo prematrimonial o Encuentro de Novios
Comprobante/s de las tres (3) proclamas publicadas en la Parroquia de su domicilio
Cuando los dos (o uno de de los dos) tienen más de seis (6) meses viviendo fuera de la Parroquia donde se van a casar:
Licencia del Párroco y/o Certificación de aptitud para el "matrimonio canónico".

C.  DOCUMENTOS EN CIRCUNSTANCIAS ESPECIALES:
Autorización escrita de los padres 0 tutores (minoría de edad)
Acta de matrimonio civil (si existe "matrimonio civil" entre ellos dos)
Acta de nacimiento de los hijos (procreados par ellos dos anteriormente)
Sentencia de Divorcio (si ha habido "matrimonio civil" anterior con otro/a)
Sentencia de Nulidad (si ha habido matrimonio "canónico" anterior can otro/a)
Dispensa de Consanguinidad (primos terceros)
Dispensa de Afinidad (parentesco legal: cuñados, hermanos por adopción)
Dispensa de Extranjería (nacionalidad extranjera o doble nacionalidad: dominicana y otra)
Dispensa de Disparidad de Cultos (bautizado/a católico/a con no bautizado/a)
Dispensa de Religión Mixta (bautizado/a católico/a con bautizado/a en otra religión)
Defunción del conyugue anterior (viudo/a)
Este expediente debe prepararse tres (3) meses antes de la fecha prevista para el matrimonio.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario