Valor del Mes: Asociarse
Lema del Mes: “Reúnanse todas las gentes y los pueblos” (Is 43,9)

El Sacramento de la Reconciliación

La penitencia es esencialmente el sacramento que reconcilia al cristiano pecador con Dios y con la Iglesia.  La decisión de Dios Padre de ser solidario con el mundo y su historia en el Hijo Jesucristo es definitiva y universal; en otras palabras, Jesús de Nazaret, crucificado y resucitado, es el origen de todo evento de reconciliación. No obstante, sabemos que Cristo resucitado ha dado el Espíritu Santo a los Apóstoles y les ha enviado a predicar el Evangelio de la salvación y a hacer presente y eficaz, con la palabra y el sacramento, esta acción salvadora y reconciliadora de Dios Padre.


La Iglesia, entonces, en cuanto querida y "fundada" por Jesucristo, en el poder del Espíritu Santo, actualiza hoy y aquí en la historia, con el sacramento de la penitencia, la acción reconciliadora de Jesucristo. La Iglesia, dicho de otra manera, en cuanto Cuerpo "místico" del Cristo crucificado y resucitado, es sacramento de la reconciliación ya realizada por Dios Padre en la muerte y resurrección del Hijo, Jesucristo.

En el sacramento de la de la reconciliación, los fieles que confiesan sus pecados a un ministro legítimo, arrepentidos de ellos y con propósito de enmienda, obtienen de Dios el perdón de los pecados cometidos después del bautismo, mediante la absolución dada por el mismo ministro, y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia, a la que
hirieron al pecar.

En nuestras parroquia los horarios para el Sacramento de la reconciliación o confesión son los siguientes:
-          Lunes a Viernes: 8:00 am a 12 m, 2:00 pm a 5:00 pm. En la oficina parroquial.
-         Media hora antes de las Misas.
-         También puedes llamar con anticipación para una cita con el sacerdote.

¡No temas, Dios siempre te espera para perdonarte! ¡Acércate a Él!

No hay comentarios. :

Publicar un comentario