Valor del Mes: Asociarse
Lema del Mes: “Reúnanse todas las gentes y los pueblos” (Is 43,9)

El Sacramento de la Eucaristía

El sacramento más augusto, en el que se contiene, se ofrece y se recibe al mismo Cristo Nuestro Señor, es la santísima Eucaristía, por la que la Iglesia vive y crece continuamente. El Sacrificio eucarístico, memorial de la muerte y resurrección del Señor, en el cual se perpetúa a lo largo de los siglos el Sacrificio de la cruz, es el culmen y la fuente de todo el culto y de toda la vida cristiana, por el que se significa y realiza la unidad del pueblo de Dios y se lleva a término la edificación del cuerpo de Cristo.



La Eucaristía es memorial de la muerte y resurrección del Señor Jesús. Cada vez que la Iglesia celebra la eucaristía hace presente el evento pascual. El Señor mismo, en el poder del Espíritu Santo operante en la Iglesia, actualiza el único sacrificio en la asamblea eucarística de la comunidad.

En esta celebración sacramental del evento pascual Cristo está realmente presente en medio de los suyos: está presente en la Iglesia que se reúne en asamblea litúrgica, en la proclamación de su palabra, en la persona del ministro. Pero está presente, de manera particular, en un modo eminente, en el sacrificio de la Eucaristía mediante la acción sacramental y los signos del pan y del vino consagrados.

Y por último, la eucaristía es mesa de comunión. La distribución del "pan partido" y el beber de un solo cáliz son los signos que expresan y explicitan la comunión de mesa. Alimentándonos del único pan nos convertimos, de hecho, en un único cuerpo en el único Espíritu que se nos ha donado.

En nuestra parroquia celebramos la Eucaristía en los siguientes horarios:
Lunes a Viernes: 6:30 am y 5:30 pm
Sábados: 6:30 am y 6:00 pm
Domingos: 7:00 am, 9:00 am, 11:00 am, 6:00 pm

No hay comentarios. :

Publicar un comentario